Dólar ahorro: la compra de los últimos días, mensualizada, evidencia que se estaría alcanzando el máximo de la capacidad potencial de compra de los asalariados.

Descarga de Informe Completo (PDF)

La suba en la cotización de la divisa en el mercado informal está generado en los últimos días una suba del monto demandado de dólares al tipo de cambio oficial, el llamado “dólar ahorro”.

 Se recuerda que desde enero del corriente año, el gobierno relajó el cepo cambiario, permitiendo la compra de dólares a los trabajadores, bajo las siguientes condiciones:

  • Las personas físicas pueden acceder a la compra de divisas para atesoramiento en el mercado oficial de cambios por hasta un 20% de sus ingresos netos declarados.
  • Las personas habilitadas deberán ser trabajadores registrados en relación de dependencia, autónomos o monotributistas, inscriptos en la AFIP. En la práctica, actualmente sólo estarían pudiendo comprar los trabajadores en relación de dependencia.
  • Para comprar las divisas se deberá tener un ingreso mínimo de $7.200 y la compra máxima permitida es de US$ 2.000 por persona por mes.
  • La compra tendrá una percepción del 20% por anticipo del pago del impuesto sobre los bienes personales para los contribuyentes monotributistas o del impuesto a las ganancias para el resto de los contribuyentes.
  • Dicha percepción no resultará de aplicación cuando el monto adquirido sea depositado en una cuenta bancaria por un plazo de al menos un año.

Actualmente, el dólar oficial cotiza para la venta a $8,42, y con la percepción del 20%, el precio de la divisa para quienes se queden con los dólares en lugar de depositarlos asciende a $ 10,10, claramente un valor inferior a los $14 que estuvo cotizando el dólar en el mercado ilegal, aproximadamente.

Esta brecha habría motivado a que muchos trabajadores en condiciones de acceder al dólar ahorro se volcaran a su compra. En efecto, en los primeros dos días del mes de septiembre se habrían adquirido en el mercado oficial de cambios un promedio diario de US$ 40 millones. Debe tenerse en cuenta que la brecha existente entre los $10,10 y los $14 genera incentivos a arbitrar entre mercados, es decir quién puede compra al valor oficial y vende al valor del dólar ilegal o menos. El aumento de la brecha desvirtúa el concepto de dólar para ahorro genuino y activa este otro tipo de operaciones, dado el premio que se puede obtener. Esto puede modificar la estacionalidad de compra, que a priori se concentraría en los primeros días del mes, cuando se cobran los sueldos. (al menos en agosto no se verificó ningún tipo de estacionalidad los 1º días, al contrario, fue creciendo la compra a lo largo del mes. No tenemos meses anteriores como para analizar)

Dado esto, si esta tendencia se mantuviese durante todo el mes, se arribaría a una compra total de alrededor de US$ 800 millones.

Ante esta situación potencial, resulta clave tener una idea de cuántos dólares tienen como capacidad de compra los asalariados argentinos.

Una estimación de la capacidad de compra de dólares por parte de los asalariados

En función de la regla establecida por el gobierno para la compra de divisas, a continuación se estima el monto global de dólares que se podrían adquirir en el mercado oficial, teniendo en cuenta la cantidad de trabajadores que se desempeñan en el sector formal y su remuneración promedio.

En el cálculo se considera el caso de los trabajadores en relación de dependencia, partiendo de estadísticas del Sistema Integrado Previsional Argentino -SIPA- (disponibles en el Anuario de Estadísticas tributarias de AFIP para el año 2012) y actualizando los niveles de ingresos promedio a mediados del año 2014.

Del análisis se aprecia que al 2012 se encontraban registrados unos 7.772.000 empleados. Un 34% de dichos empleados superan el ingreso mensual neto de $7.200.

Se consideran los diferentes tramos de ingreso de esta porción de los asalariados, y se asume que todos ellos adquieren los dólares que la nueva regla les permitiría. En función de este análisis, se observa que sería factible destinar un monto global de casi $8.000 millones por mes a la compra de divisas.

Asumiendo que el monto de dólares que esta regla permite comprar no quede depositado en las entidades bancarias, sino que son retirados por parte del comprador, esto generaría un drenaje mensual de reservas cercano a los US$ 800 millones, es decir, prácticamente la misma cifra que se evidenciaría si se mensualizacen las compras de los dos primeros días de este mes de septiembre.

Información de empleo registrado y estimaciones de compra de dólares
(2012 y estimaciones a julio 2014)

grafico1

Fuente: Iaraf en base a datos AFIP al año 2012.

Comparando la demanda mensual de dólar ahorro durante el año 2014 con la capacidad máxima de compra de los asalariados, se aprecia que en los primeros meses del año se habrían adquirido, en promedio, un xx% del potencial. Este porcentaje fue en aumento hacia mediados del año, llegando a un xx% en agosto. De mantenerse durante septiembre la tendencia de compra de dólar ahorro observada en los primeros dos días del mes, se estaría llegando al máximo de la capacidad de compra posible por parte de los trabajadores asalariados.

Compra de dólar ahorro y relación con la capacidad potencial de compra estimada para los asalariados.

grafico2

Fuente: IARAFen base a datos AFIP.

Este fenómeno causa pérdida de reservas y es un factor que se suma al uso de estos activos para cancelar deuda. Sería clave calmar las expectativas de devaluación, de modo tal de desincentivar este tipo de compras. No es momento para perder reservas, ante la gran emisión de pesos que se viene por asistencia por parte del BCRA al fisco.

Descarga de Informe Completo (PDF)